24 de octubre de 2015

Trashumantes de la guerra perdida

Trashumantes de la guerra perdida
(Novela que pertenece al Quinteto de la frágil memoria)

Segunda edición, Cangrejo Editores, 2017


Jorge Eliécer Pardo. Foto de Mara 2017


Primera edición, Pijao-Caza de Libros, 2016

Trashumantes de la guerra perdida

Es una historia de viajes y aventuras. La familia Guzmán se traslada, del departamento de Santander al nororiente de Colombia, al centro de país. Un amigo casual les cuenta de un lugar mágico refrescado por el Parque de los Nevados (El Ruiz, el Tolima y el Santa Isabel) con un clima ideal, donde se abría una ventana celestial por donde entraba la felicidad. En la travesía o trashumancia, la novela relata parte de la vida de los viajeros, sus sueños e ilusiones. Sólo va una mujer: Tulita, esposa del mayor de todos, que atiende a sus dos pequeños hijos y representa el permanente y discreto matriarcado de la familia. Un bello personaje: recuérdese que Jorge Eliécer Pardo da vida a inigualables protagonistas femeninas en todas sus obras, El Jardín de las Weismann (Caza de Libros-Pijao Editores, colección 50 novelas colombianas), IreneSeis hombres una mujer (Caza de Libros), La baronesa del circo AtaydeLos velos de la memoria (Caza de Libros).
Como muchos colombianos en todas las épocas, los Guzmán han perdido familiares en las contiendas políticas y los conflictos armados. Esta vez, “…no los persiguen, solo huyen de la guerra y sus horrores. No cargan los huesos de sus muertos porque quieren borrar las cicatrices de los odios”. Quieren olvidar la llamada Guerra de los Mil Días o de Los Tres años, del siglo XIX, cuyo tratado de paz se firmó en 1901. La herencia del dolor anhelan dejarla atrás, por eso van hacia la montaña, la Cordillera Central, El Tolima. En la travesía rememoran a sus antepasados.
Arriban a un pueblo cafetero, El Líbano, fundado por un antioqueño, General, excombatiente de Los Mil Días, quien llegó a la zona en busca de minas de oro y plata sin saber que hallaría la ventana celestial. Traspuso las arrugas de las montañas con una imprenta de pedal y un piano para fundar el pueblo. Isidro Parra no tuvo escuela ni educación formal, hablaba cinco idiomas, creía en el esoterismo, la reencarnación, la teosofía y el culto a los muertos. Desde entonces los iniciados hablaban de la claraboya y la veían, arriba de los nevados, abrirse en tiempos de prosperidad y cerrarse en tiempos de sangre y dolor.
La historia de este pueblo —la que el autor conoce muy bien por provenir de él— sustenta buena parte de la aventura de los Guzmán, que aceptan trabajar en los cultivos de café. La tranquilidad de la localidad y el país se trastorna por el asesinato, en las calles de Bogotá, del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, desatando una sangrienta contienda política entre liberales y conservadores que marca la vida de los colombianos.
El autor combina las narraciones, anécdotas y sueños cotidianos, con los de la Historia Patria, producto de una amplia y profunda investigación que hizo durante 15 años.
Por eso los trashumantes viven una guerra perdida donde todos son derrotados. La novela da cuenta de la manera como sobrevive la familia en medio de hechos atroces que se conocerían como La Violencia.
Surgen en el país personajes que han de intervenir de manera despiadada, al punto que muchos habitantes deben trashumar, emigrar, iniciar el éxodo, el desplazamiento forzado, para conservar la vida, aumentar la miseria en las ciudades y determinar el desarrollo de la modernidad colombiana.
Una parte de la familia Guzmán es amenazada, con panfletos, “desocupen o no respondemos”. Es la década de 1950. Huyen hacia el sur e inician otra aventura de dolor al encontrar la misma guerra y el éxodo o trashumancia de un pueblo completo hacia la zona de la neblina y el frailejón. Los dirigentes agrarios organizan grupos que se conocerían como autodefensas liberales, origen de las guerrillas modernas. La historia personal de los Guzmán se juntará con la épica que el autor, desde la poética de la guerra, narra de manera simbólica y directa de lo ocurrido en Colombia.
La novela va y viene desde 1920 cuando llegan a la cordillera en busca de la felicidad, hasta 1970 cuando la familia es diezmada por la guerra, la vida, la vejez anticipada. Por allí pasa el bandolerismo, el Frente Nacional, la dictadura de Rojas Pinilla y el fraude en su elección como presidente. Microhistorias para mostrar la macro historia de un país desangrado.
Este libro forma parte del proyecto que el autor ha llamado El quinteto de la frágil memoria; es el tercero de la gran saga familiar, luego de El pianista que llegó de Hamburgo y La baronesa del circo Atayde. Incluye fotografías, mapas, canciones, poemas y grandes reflexiones sobre la condición humana.
Novela de 512 páginas en un excelente formato y una letra agradable para todo tipo de lector.
Trashumantes de la guerra perdida, otra mirada de la historia de Colombia.
 (Pijao Editores y Caza de libros)

Notas y comentarios sobre Trashumantes de la guerra perdida
De Luis Carlos Muñoz Sarmiento; Carlos Orlando Pardo; Hernando Galeano; Pijao Caza de Libros. En el siguiente link:

Los trashumantes de Jorge Eliécer Pardo

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search