hide

30 de abril de 2011

David Consuegra, pensamiento gráfico

por Jorge Eliécer Pardo

Muchos hombres tienen la fortuna no sólo del arte sino del amor. Para completar la ganancia de su paso por la tierra, encuentran mujeres que hacen perdurar su legado o aporte a la sociedad, o a eso que llaman sociedad.
En un mundo globalizado donde lo de ayer es tapado con lo de hoy, reunir un testimonio —cuyo hito existía sólo entre especialistas— es no sólo un homenaje al amor sino al respeto por una obra.
Hablo de David Conegra (1939-2004) y de su mujer, Zoraida Cadavid. A él lo derrotó un infarto mientras estaban en Ciudad de México en el mejor momento de sus vidas profesionales.

Zoraida esperó pacientemente entre el dolor y la ausencia, entre la meticulosa labor de investigadora que logra con talento acopiar el material necesario no sólo para perdurar el trabajo de un artista, sino para proyectar lo que los dos, pacientemente, construyeron en sus vidas.


El libro, David Consuegra, pensamiento gráfico



Salió publicado en 2010. Una verdadera pieza artística en la pulcritud del diseño, la impecable impresión y los destacados textos que lo acompañan, escritos por reconocidas plumas, eruditos en el tema.
Cuando uno tiene en las manos un libro como este indaga de inmediato los créditos que lo acompañan para ponderar no sólo a los autores académicos sino a diseñadores, impresores y entidades patrocinadoras. Porque quienes hemos estado en el mundo editorial sabemos lo que cuesta en todo sentido una publicación como David Consuegra, pensamiento gráfico.


Las catalogaciones y los ficheros son injustos; también los que creen apropiarse del trabajo de los demás. Lo digo porque conocí de cerca la labor tenaz de Zoraida desde cuando ideó el libro sobre su marido. Fueron muchas las conversaciones y otras tantas las reuniones informales que tuvimos donde la fuerza de su obstinación nos llenaba de asombro no sólo porque creíamos en su capacidad y sensibilidad por el arte sino porque veíamos en sus conocimientos la admiración y sabiduría acerca de los valores de David. Así, quienes no teníamos porqué saber lo que significada un trabajador de la cultura como Consuegra por su especificidad, —recordábamos algunas de sus empresas quijotescas emparentadas con la literatura— construimos con ella y la imaginación ese legado que nos proporcionaba con las palabras al dramaturgo y novelista Carlos Perozzo, la editora Mabel Pachón, la investigadora en educación Elsa Castañeda, el fotógrafo y docente Jorge Mora. Zori nos enseñó durante meses lo que significó el enamorado de la ópera, el cantante, el poeta y, por supuesto, el padre del diseño en Colombia.


Sin ella no hubiera sido posible la magia del libro, aunque se dirá que sin los otros tampoco. A ella debemos el germen, la persistencia, la devoción y el amor por lo que puede constituirse en el punto fundamental para entender y enseñar el pensamiento y el aporte que Colombia ha dado a esta importante forma del arte gráfico y visual representado en el trabajo de Consuegra.
Con razón muchos de los amigos y expertos en el tema le han mandado a Zoraida valorativos mensajes. Amigos que conocen ese tejido secreto de los libros, las alegrías y las lágrimas que producen las empresas culturales en países donde la memoria está por construirse. En el Gimnasio Moderno, la noche del lanzamiento, la sala estaba llena, sobre todo de jóvenes que descubrían o confirmaban la presencia de Consuegra en el ámbito nacional. Discretamente, Zoraida, como Penélope, reconstruía y reconstruía el tejido mágico convertido en un bello entramado de tipografías, logos, carteles, libros, revistas. La labor prosigue porque considera que, como contrasentido: termina sin acabar. Ya cose otra idea que ojalá no se la apropien quienes a falta de ingenio usan ese terrible estigma de nuestro tiempo: el arribismo intelectual.

Valoro su tesón y, sobre todo, el respeto y el amor. Imagino el momento solitario cuando tuvo en las manos el primer ejemplar, ese silencio que habita a los seres sensibles que hallan en el hecho artístico la satisfacción abstracta, tan difícil de definir. Le ha cumplido al amor, a los años de felicidad, a la comunión secreta de la solidaridad. No hay espacio posible para ese silencio que seguramente tuvo, cerrando los ojos y reviviendo el tiempo recobrado. Lo demás es historia.

Las palabras de Zoraida en la presentación

David Consuegra: pensamiento gráfico
La reciente publicación del libro David Consuegra: pensamiento gráfico, marca un hito importante en la bibliografía del diseño gráfico en Colombia. Este proyecto editorial, por primera vez, da a conocer en profundidad la obra y el legado de Consuegra, diseñador gráfico, pionero de esta disciplina en el país.
Como se sabe, en los años sesenta y setenta David Consuegra irrumpe en los medios artísticos, publicitarios, editoriales, gráficos y educativos, para señalar con una obra muy fuerte y personal una especie de mayoría de edad del diseño gráfico colombiano: su trabajo es el primero que separa abiertamente esta profesión de otras actividades artísticas y publicitarias; del mismo modo, su labor en los terrenos de la enseñanza, la divulgación y la práctica académica fue trascendental como iniciador de programas pedagógicos universitarios que aún perduran.
Este libro auspiciado por, LaSalle College, Editorial Pontificia Universidad Javeriana la UDI de Bucaramanga y la Editorial Universidad Nacional de Colombia, con una cuidadosa edición y refinada manufactura, presenta las diferentes facetas de producción creativa de David Consuegra en los campos de la ilustración, los proyectos editoriales, la identidad corporativa, el diseño de carteles y su obsesión por la tipografía. Al libro lo acompañan una profusión de imágenes e inéditos ejemplos visuales, donde claramente se aprecian los aportes de Consuegra en los inicios del diseño gráfico, como una actividad ligada a los nuevos reclamos urbanos, estéticos y sociales de la modernidad en Colombia.
Siete connotados especialistas abordan el libro, desde diferentes perspectivas, sobre el trabajo y pensamiento de Consuegra. Los diseñadores Camilo Umaña y Patricia Córdoba, el historiador Álvaro Medina, el filólogo catalán y teórico en tipografía Josep María Pujol, el diseñador e investigador mexicano Octavio Mercado, el diseñador tipográfico César Puertas, y el artista y columnista Lucas Ospina, exploran con profundidad temas y relaciones cruciales del trabajo de Consuegra, su interés por la estética precolombina, la búsqueda de una identidad gráfica nacional y latinoamericana, su empeño por la precisión tipográfica, la comunicación hacia el público infantil a través de sus espléndidos libros para niños, su afán permanente por incrementar el nivel de apreciación, debate y producción estética del país, y su voluntad por formar desde la universidad profesionales informados y creativos.
En un país donde la valoración de sus artistas y hacedores de nuestra identidad no es tenida en cuenta desde los estamentos estatales y culturales, se hace necesario juntar sueños y realizaciones con el propósito de testimoniar épocas y aportes que conlleven a zurcir el tejido cultural y la tradición para contribuir en la reconstrucción de la memoria nacional.
Zoraida Cadavid-Consuegra
Compiladora y editora del proyecto


Noche del lanzamiento en el Colegio Gimnasio Moderno. De izquierda a derecha: Lucas Ospina, Zoraida Cadavid, Alvaro Medina, Diego Amaral y José Antonio Carbonell.
Foto de Jorge Mora Espinosa.

Algunas apreciaciones sobre el libro

De José Antonio Carbonell
Querida Zoraida;
Ayer pude conocer el libro impreso. Quedé muy bien impresionado a pesar de haberlo trajinado tanto. Me pareció un artefacto del más alto refinamiento y elaborado con sumo cuidado y gusto. Me siento honrado de haber participado en él y agradezco sinceramente me hayas invitado. Te felicito, pues tu has sido la incansable gestora y aliento del mismo. Igualmente felicito a Tangrama (Nicolas, Mónica y Margarita) por su trabajo dedicado y creativo. A veces las situaciones salen mejor de lo que uno piensa, y este es un caso de esos. Me gustó mucho trabajar con ustedes. Ahora el público dirá cómo deben ser las cosas, pero seguro habrá un alto nivel de reconocimiento.
De Patricia Córdoba-Burke:
Te escribo para agradecerte otra vez por el envío del libro David Consuegra, pensamiento gráfico. Te felicito por tu ardua labor para realizar este proyecto, tu constancia y perseverancia han dado un resultado de la mas alta calidad. También felicito a Nicolás y sus colegas quienes han realizado un diseño excelente. Tanto el papel que han utilizado para la impresión del libro, como la calidad de la fotografía me ha llamado la atención, son muy buenos. Este libro es muestra de que en Colombia se pueden hacer ediciones de excelente calidad.
Ya tendré tiempo para leer detenidamente todos los artículos, me encanta que hayas podido realizar tu sueño. El libro merece una buena difusión y distribución, si necesitas algo en este aspecto acá en UK por favor no dudes en decírmelo.
Felicitaciones de nuevo por este gran proyecto, y gracias por haberme invitado hacer parte de él, para mí ha sido un honor.
Un abrazo grande.
Zoraida Cadavid. © Fotos de JEP

Zoraida con el novelista y dramaturgo Carlos Perozzo. Foto JEP
ÁLVARO MEDINA dijo...

Jorge: Has escrito unas justas y merecidas palabras en honor al tezón de Zori en la realización de este libro extraordinario. Tuve el privilegio de recibir su invitación a participar en la publicación con un texto y yo quiero, aquí, manifestar que me consta que el proyecto salió adelante gracias al estímulo que Zori recibió de amigos como tú y como Elsa, como Carlos Perozzo y Mabel, pero sobre todo de ese acompañante magistral que en todo momento fue Jorge Mora. Dicho esto, un aplauso a José Antonio Carbonell, el editor, y a Tanagrama por la exquisitez del diseño, detrás del cual hay otros Consuegras. ¡Que conste!
ÁLVARO MEDINA

JORGE E PARDO dijo...

Nos escribe Mercedes Mosquera Prado:
Mi querida Zoraida de nuevo mis felicitaciones por todos esos bellos y valiosos mensajes de reconociemiento a tu obra y a ti como persona.
A veces la ausencia de esas personas tan grandes en nuestras vidas nos dan el valor y el impulso para hacer labores que ni pensabamos que podiamos.Fue necesaria la usencia de David para que tomaras la batuta y dirigieras la obra que has entregado.Tuviste buenos colobaradores,pero sin ti nada hubieran hecho.FUISTE TU.Pienso en David y en su cara de satisfaccion viendote en todo lo que hiciste.Los ausentes siempre están.
Abrazos Merceditas
p.d. pareces toda una modelo.Muy bellas fotos. Felicitaciones al fotógrafo.

JORGE E PARDO dijo...

Me escribe mi sobrino nieto de 6 años desde Ibagué.
Carlos Esteban Triana:
cuentameeeeee del hermoso libro de david consugera.

JORGE E PARDO dijo...

Escribe Carlos Duque:
Zoraida querida:

Me siento muy avergozado de no haberte acompañado el día del lanzamiento pero a veces es dificil hacer coincidir los astros cuando el vértigo y los afanes de los compromisos laborales se cruzan con los del corazón, como el evento del lanzamiento del libro sobre la obra del gigante David, tu compañero diseñador. Todavía no conozco el libro, pero conociendo tu amor por David y su obra, pero sobre todo tu disciplina y rigor profesional, estoy seguro que la edición es maravillosa. Me encantó el merecido homenaje que te hace Pardo en su blog, así como la introducción tuya del libro que reproduce. ¿Dónde puedo adquirir una copia? Me gustaría como gesto de reividicación escribir una reseña para algún medio.

Un fuerte abrazo para tí y para Nicolás. Duque

JORGE E PARDO dijo...

Nos escribe el Decano de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Javeriana:
Apreciada Zoraida:

Ayer me entregó el libro sobre David, Nicolás Morales. ¡Qué edición tan maravillosa! Ayer mismo miré con atención, deleite y mucha nostalgia todo el libro. Felicitaciones a ti por esta empresa impecable. Lamento no haber estado presente y también por no haber tratado más a David, pues la vida lo va llevando a uno en sus ocupaciones y trabajo y se olvida de los amigos. La obra gráfica de David fue realmente prolífica, fecunda y bella.
No había escrito antes porque estaba viajando, entrando y saliendo. Pido disculpas por la demora. ¡Nuevamente felicitaciones más que merecidas, pues esta obra queda en el corazón y en la memoria de quienes conocimos a David y trasciende.
Un gran abrazo,
Jürgen Horlbeck B.

JORGE E PARDO dijo...

Nos escribe Iván Cortes, director de la revista Proyecto Diseño:
Hola Zoraida, muchas felicitaciones. Que libro tan bien hecho. Me encantó. En la próxima edición circulará una reseña en la sección LibrosD de la revista (la edición ya estaba cerrada) pero me gustaría publicar algo más amplio. ¿A qué tipo de contenidos gráficos o de textos podemos tener acceso para pensar en un artículo más largo en próxima edición?
Un abrazo,

Del Museo Nacional de Colombia:
Apreciada Zoraida,
Me han traído el libro que recogieron temprano. Y me he quedado toda la mañana mirándolo con detenimiento. Es un verdadero lujo, un tremendo gusto ver reunido el trabajo de toda una vida en una edición deliciosa y cuidada en todos los detalles.
Mil felicitaciones por el refinamiento y cuidado en esta bella edición.
Desde ya queda en nuestro Centro de Documentación.
Mil gracias en nombre del Museo Nacional,
Ángela Santamaría

Nos escribe de Hernando Mejía:
Hola Zoraida
Hace apenas 10 días llegamos de Argentina, pero solo hasta anteayer tuve el libro en mis manos, llegamos directo a Bucaramanga y gracias a que LuzH tuvo que ir a acompañar a Eduardo por una cirujía (sin importancia pero de reposo) me pudo traer el libro que había dejado con él.
Bueno... que te puedo decir, estoy anonadado con la calidad y el contenido del libro; es una obra de talla mundial, no he encontrado un pero y me lo estoy gozando, ya voy en la segunda parte del artículo de Camilo Umaña, que como los demás, es muy bueno aunque para mi gusto el de Pujol es magnífico. Un homenaje como el que merecía David, quien debe estar orgulloso, siempre lo estuvo, de tí, de Juan Diego y de Nicolás. No tengo el email de Nicolás para felicitarlo, pero a través tuyo hazle extensivas mis más sinceras felicitaciones. Estoy feliz!, como si fuera mío. Felicitaciones especialmente a tí, que hiciste un esfuerzo gigantesco al acometer este proyecto, que creo recompensado suficientemente con el resultado
Un abrazo muy fuerte

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search